He dicho

Dientes

In poesía on julio 2, 2009 at 2:14 am

Me siento en la clavícula a esperar.

Descansada, como un paraguas

cuelgo de ese hueso con forma de hamaca y aguardo

a que el abuelo se saque los dientes.

Entonces se mete la mano en la boca, como si introdujera una galleta invisible

– los dedos en U mayúscula, un gancho inofensivo-

y revuelve entre las encías rosadas, femeninas,

hasta que saca la prótesis por completo.

La mano vuela hasta el vaso transparente, con agua,

y deja caer la dentadura, que hace click contra el vidrio, se sacude con la oleada mínima,

queda brillando,

como una luna elegante y de marfil, en el vaso.

Ni en el fondo, ni en la superficie.

El agua responde, por el principio de Arquímedes.

Mi abuelo se duerme, primero con un ojo, luego con los dos.

Los dientes, su boca entera, después de todo,

se quedan en el vaso, en vigilia.

Mi abuelo se ríe durmiendo y su boca

sin dientes, sin contexto,

es una cueva que esconde a un animal desconfiado.

Atajo

In poesía on mayo 5, 2009 at 1:34 pm

No encuentro el atajo

para respirar

debajo del agua.

Hay algo más azul

que el trueno que recorre las venas?

(Nuestras voces se superponen.

Ella está borracha, o enferma, o cansada)

Madrugada

In poesía on mayo 4, 2009 at 8:40 pm

Hoy me desperté
boa constrictor,
y me tragué los restos
de la fiebre
haciéndole  crujir los huesos
de ratón invernal.

Mi casa ya no la recibe,
no.

Los pájaros se animan a la ventana
y cantan
y saltan
con los pies sobre el marco recién pintado.